Wendolín Damián

Científica de datos y gatos. Intenta tocar la guitarra.

Más Margaritas, Claras y Nereas: Ciencia con nombre de mujer

“¿Te imaginas qué hubiera pasado si Einstein hubiera nacido mujer?” Así da comienzo el vídeo de la iniciativa #NoMoreMatildas creado por AMIT y Mujeres con Ciencia que vuelve a dar voz al movimiento #11F que conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Sin referentes

La ausencia histórica de referentes femeninos en los que reflejarse en los campos científicos y tecnológicos hace que las niñas ni siquiera consideren estas carreras para orientar su futuro. No obstante, esta tendencia está cambiando gracias a mujeres de la talla de Margarita del Val, Clara Grima o Nerea Luis, entre otras.

#NoMoreMatildas

Esta campaña se une a otras tantas actividades educativas llevadas a cabo en centros escolares en busca de la sensibilización del alumnado sobre la realidad de la mujer y la niña en la Ciencia y la potenciación de su presencia en las carreras STEM.

Esta realidad se pone de manifiesto al revisar conjuntamente las cifras de egresados universitarios del informe elaborado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y las tasas de paro del mismo colectivo publicados por el INE, desglosados en ambos casos por sexos y tipos de titulación. Queda patente, pues, que a pesar de que el porcentaje de mujeres egresadas supone la mayoría en carreras de Ciencias (55,9%) y sus tasas de paro son inferiores a las de los varones (23,6% versus 25%), en carreras de Ingeniería y Arquitectura aún sigue habiendo margen de mejora (28,2% de egresadas con tasas de paro del 19,5% versus el 13,8%). Por otra parte, el análisis llevado a cabo por PwC sobre la brecha salarial ajustada muestra que ésta se ha reducido un 30% desde 2002. En la actualidad se sitúa en el 12,2%, esto es, las mujeres a día de hoy cobran un 12,2% menos que los hombres por hora trabajada por el mismo tipo de trabajo.

Mujer en rojo de manga larga
(Fuente: Andrea Piacquadio)

El Efecto Matilda, término acuñado en 1993 por Margaret W. Rossiter, es el nombre que recibe el prejuicio y discriminación sufrida por científicas al negarles el reconocimiento de la autoría de sus descubrimientos y atribuírselo a sus colegas masculinos.  Este hecho, ajeno a muchos en la actualidad, se refleja en la historia de la Ciencia con ejemplos de grandes científicas como la matemática y filósofa Hypatia de Alejandría, la química Marie Curie, la ingeniera Hedy Lamarr o la matemática Ada Lovelace, que no obtuvieron el merecido reconocimiento a su trabajo en vida ya que muchos de sus resultados fueron atribuidos a sus mentores o colegas y/o fueron publicados bajo pseudónimos ante la amenaza de ser rechazados al descubrirse su género.

Mujeres brillantes

Esta ausencia histórica de referentes femeninos en los que reflejarse en los campos científicos y tecnológicos hace que las niñas ni siquiera consideren estas carreras para orientar su futuro. No obstante, esta tendencia está cambiando gracias a mujeres de la talla de Margarita del Val, Clara Grima o Nerea Luis, entre otras.  Referentes que, a pesar de sus diferencias generacionales, tienen como común denominador su brillante trayectoria profesional y su labor de divulgación en medios y redes sociales.

Margarita del Val, doctora en Ciencias Químicas por la UAM, es viróloga e inmunóloga actualmente adscrita al CSIC, cuyas investigaciones se centran en el estudio de la respuesta inmunitaria frente a enfermedades virales. Margarita del Val ha estado muy presente en medios gracias a sus intervenciones en entrevistas divulgativas en las que acercaba al gran público su conocimiento de inmunología y vacunas.

Clara Grima en una conferencia
Clara Grima - Patricia Medrano/ AECC, CC BY-SA 2.0 , via Wikimedia Commons

Clara Grima, doctora en matemáticas y profesora de la Universidad de Sevilla, destaca por sus trabajos sobre el descubrimiento de los escutoides, estructuras geométricas  que modelizan el empaquetado de células epiteliales mediante el uso de diagramas de Voronoi. Clara Grima es conocida por su ferviente labor divulgadora de Ciencias Matemáticas con apariciones en prensa de tirada nacional así como en la plataforma de divulgación científica Naukas o en el programa de televisión Órbita Laika. Ha publicado varios libros divulgativos para niños y adultos y ha participado en la obra de teatro Científicas: pasado, presente y futuro representando a Rosalind Franklin.

Nerea Luis, doctora en Ciencias de la Computación e ingeniera en Inteligencia Artificial. Es conocida por su labor investigadora, divulgadora y como un referente de mujeres en tecnología. Nerea Luis fundó el evento T3chFest al que asisten cada año más de 1.600 personas con más de 80 charlas sobre ciencia y tecnología, evento que promueve y resalta la falta de diversidad en el sector. Ha sido reconocida con diversos premios como la beca Google Anita Borg en 2016 por su labor altruista al llevar a cabo iniciativas tecnológicas. En 2018 se unió a la Fundación COTEC como experta en tecnología, talento y género.

Impulsando el talento de la mujer

Si eres mujer y estás en el mundo del desarrollo de software, quizás te interese saber que en la comunidad existen multitud de asociaciones que impulsan el papel de la mujer en tecnología desde la igualdad, la inclusividad y el empoderamiento, tan necesario en un sector predominantemente masculinizado. En España, puedes apoyarte en AdaLoveDev, PyLadies, WomeninGames o CodeLikeaGirl, entre otras.

Otros artículos

Fotograma de “2001: Una odisea en el espacio” (fuente: MGM)

La Inteligencia es una y trino

Me ha parecido interesante traer aquí la reflexión que hacían en un artículo reciente de la HBR al respecto. Recogían los autores el comentario de David De Cremer al respecto: suponer que una máquina puede reemplazar a una persona implica afirmar que poseen habilidades similares, al menos desde la óptica de los procesos productivos donde se les contextualiza.

Leer Más →
Portabilidad y Seguridad como atributos clave de WebAssembly (Fuente: Mozilla Hacks, CC BY-SA 3.0)

Si lo sé, no invento Docker

No es una afirmación mía, sino la interpretación, fuera de contexto, de un Tweet de Solomon Hykes hace ya unos años en referencia a las bondades de Web Assembly, la tecnología que nos trae hoy aquí.

Leer Más →
Ilustración representando la escalabilidad de migrar a la nube

Esas nubes ¿Dónde irán?

Se ven nubes en el horizonte tecnológico hace ya unos pocos lustros. Ya no se trata de estar o no en la nube, sino de cómo gestionarlo: qué nubes combinar y cómo, nubes públicas y privadas…

Leer Más →
Fotograma de “2001: Una odisea en el espacio” (fuente: MGM)

La Inteligencia es una y trino

Me ha parecido interesante traer aquí la reflexión que hacían en un artículo reciente de la HBR al respecto. Recogían los autores el comentario de David De Cremer al respecto: suponer que una máquina puede reemplazar a una persona implica afirmar que poseen habilidades similares, al menos desde la óptica de los procesos productivos donde se les contextualiza.

Leer Más →
Portabilidad y Seguridad como atributos clave de WebAssembly (Fuente: Mozilla Hacks, CC BY-SA 3.0)

Si lo sé, no invento Docker

No es una afirmación mía, sino la interpretación, fuera de contexto, de un Tweet de Solomon Hykes hace ya unos años en referencia a las bondades de Web Assembly, la tecnología que nos trae hoy aquí.

Leer Más →
Ir al contenido